destacado_orangeisthenewblack

Orange is the New Black T1: Fundido a Naranja

En los últimos tiempos y aún más con la aparición de plataformas de VoD, cada vez es más común la aparición de las series con temporadas «cortas», de unos 13 capítulos, que muchas veces pasan desapercibidas cuando se emiten por primera vez pero que gracias a la magia de las redes sociales y el boca a boca, llegan a nuestras manos. Pones el piloto, te gusta, ves el segundo, te encanta y luego entras en ese agujero negro llamado «maratón de fin de semana» en el que en un par de días te ventilas la serie para acabar con un vacío existencial hasta encontrar tu próxima adicción seriéfila.

Uno de estos casos es la maravillosa Orange is the New Black, que junto con House of Cards y lo nuevo de Arrested Development, salieron como productos estrella originales de Netflix. Obra de la creadora de Weeds y basada en un libro a su vez basado en hechos reales, podría pasar como otra serie sobre un pija en la cárcel, con un montón de estereotipos sobre lesbianas y dramas penitenciarios. Afortunadamente no es así y si bien hay bastantes cosas típicas de la clásica prisión de mujeres (en la que todos y todas nos hemos encontrado alguna vez en nuestra vida ¿?), también hay unas 13 horas de historias increíbles y a su vez muy creíbles, que consiguen que te puedas identificar con cualquiera de la infinidad de personajes secundarios. Es una serie capaz de hacer que en el mismo episodio te partas de risa con las bromas más bestias, haga que se te encoja el corazón en el momento más inesperado.

Por un lado tenemos la historia de Piper Chapman, la protagonista, un personaje que nunca sabes por dónde pillar porque la diferencia entre su vida pasada, la vida justo antes de entrar en prisión y su vida dentro de ella… decir que es diametralmente opuesta no sería acertado porque son 3 diferentes, pero por ahí va el concepto. Por otro lado tenemos a toda la tropa de internas de la prisión, con la que se crea una mecánica de flashbacks que lejos de resultar repetitiva o previsible, nos permite asomarnos a cada uno de sus mundos y encariñarnos con todas a cada minuto que pasa. Luego está el sufrido prometido esperando en el «mundo real», la amiga/socia (un personaje que me encanta también), los padres de él, los padres de ella… y Alex, la amante lesbiana, la persona por la que Piper está en la cárcel. Laura Prepon interpreta un personaje magnético  y con una presencia en escena considerable, pero aunque algunos la presentan como la gran «revelación» de la serie, frente al resto del reparto yo no me atrevería a destacarla tanto. Todos y cada uno de los personajes tienen el mismo mérito y son igual de memorables, incluso más.

Puntos extra:

  • Odiaba a Jason Biggs (el tipo de American Pie). Ahora me resulta bastante soportable.
  • Nunca he sido muy fan de las series de una hora porque siento que las escenas se alargan innecesariamente y me terminan aburriendo. En este caso no sólo no me daba cuenta del paso del tiempo, sino que quería que durasen más.
  • Gran parte del mérito del punto anterior lo tienen los flashbacks. Si sabes que se va a terminar la historia de una de las presas y en el próximo episodio se va a hablar de otra, no quieres que acabe.
  • Guiones inteligentes.
  • La canción de Regina Spektor, muy hipster.

En resumen, Orange is The New Black divierte, emociona, invita a la reflexión, entretiene. ¿Qué más puedes pedirle a una serie? ¿Un cliffhanger a la altura? Oh wait… *fundido a naranja*

En los últimos tiempos y aún más con la aparición de plataformas de VoD, cada vez es más común la aparición de las series con temporadas "cortas", de unos 13 capítulos, que muchas veces pasan desapercibidas cuando se emiten por primera vez pero que gracias a la magia de las redes sociales y el boca a boca, llegan a nuestras manos. Pones el piloto, te gusta, ves el segundo, te encanta y luego entras en ese agujero negro llamado "maratón de fin de semana" en el que en un par de días te ventilas la serie para acabar con un…

Review Overview

Personajes
Guión
Originalidad
Nivel Adictivo

Fresca y Adictiva

No empieces a verla si no vas a tener tiempo para hacer un maratón, si te incomodan las series explícitas, eres homófobo, racista o las cárceles te dan alergia.

User Rating: Be the first one !

About slayerrr

Seriéfila desde antes de que existiese el término. Veo lo que me parece, me da lo mismo si es lo que está de moda o no. JossWhedonista. Whovian. ex-Tuelprecintera. Friki de demasiadas cosas (excepto de lo asiático, ahí no he llegado). Padezco de incontinencia twitteril severa.

One comment

  1. El primer capítulo ya me enamoró por lo minucioso que es. Me encanta cómo vamos viendo detalles de la vida de la pareja poco a poco antes de que entre Piper en la cárcel, en lugar de partir del tirón del momento en que entra. Esas conversaciones en las que podemos sentir cómo se acerca el momento inevitable, ese temor que se entrevé en las palabras de ambos y que intentan matizar con una despreocupación forzada… El tiempo que va pasando muy poco a poco. La espera antes de que Piper sea recluida por fin y cómo nos lo enseñan como algo tan simple. Ella cruza un umbral y él se queda fuera. Así de sencillo. Un límite tan simple que separa dos mundos tan radicalmente distintos. Esa ausencia de la tragedia habitual que rodea a estos momentos hace que te inmiscuyas más, que te sientas más cómplice de la pareja y más implicado emocionalmente desde el primer instante. Al menos yo me pasé con un nudo en la garganta casi todo el capi.

    Me pasa como a ti, nunca me ha gustado Jason Biggs, pero creo que en esta serie lo borda muchísimo. La forma en que te van enseñando en paralelo cómo el mundo de Piper se va desmoronando dentro y fuera de la prisión resulta mucho más creíble y más dolorosa conforme vamos siguiendo la trayectoria de Larry, su esfuerzo por conseguir una nueva dinámica y una normalidad imposible, porque lo que se ha interpuesto entre Piper y él, en el fondo, no es una puerta que puedan cruzar cada fin de semana durante unos minutos, sino un abismo insalvable. Sólo pueden aspirar a mirarse el uno al otro desde cada lado y a tratar de leerse los labios, porque no están hablando ya el mismo lenguaje, y no es más que una manera de retrasar lo inevitable.

    La historia dentro de la cárcel está maravillosamente bien escrita y descrita, desde un punto de vista muy coral aunque orbite en torno a Piper y la Prepon. No han caído en el error de Lost en lo referente a los flashbacks, donde muchas veces te contaban cómo eran los personajes y luego iban añadiendo detalles sacados de la manga para darles color. Aquí, al menos con los personajes más relevantes, pasa justo al contrario. Desde el primer momento lo que nos intriga son esos detalles que intuimos ahí y que la mayor parte de las historias no terminan de desvelarnos, por lo que no pierden interés. Nuestra curiosidad no queda saciada, queremos saber más y más de ellos. No sé si en la segunda temporada, teniendo en cuenta cómo acaba la primera, mantendrán el mismo cásting… pero sería una pena que no lo hicieran. Todavía nos queda mucho por saber de Red o de Bernette.

    A mí, que me encantan los diálogos bien escritos, me vuelven loca los de esta serie. Saben ser suficientemente escuetos y al mismo tiempo muy elocuentes, muy descriptivos y en algunos casos tremendamente emocionales. Mis favoritos son los que sostienen Piper y Bernette en varias ocasiones en su cubículo. Dos de los personajes que mejor se entienden y que más detalles revelan con pocas palabras.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.