LUKE YOUNGBLOOD, MALLORY JANSEN, JOSHUA SASSE, TIMOTHY OMUNDSON, VINNIE JONES, KAREN DAVID

Un héroe llamado Galavant

Vengo a hablar del hit del momento, la mejor parte de mi día seriéfilo, ese pequeño placer que ha sido Galavant. ¿Pero qué narices es esta serie? Es una comedia musical juguetona e incisiva, que o te entra por el ojo o no será de tu agrado, aunque todavía me cuesta imaginarme a alguien que no se ría ni una sola vez durante los 22 minutos de duración de uno de sus episodios. Pero antes de seguir y si no sabéis de qué hablo, dadle un golpe al ratón y ved este vídeo, que resume en dos minutos la trama principal de la serie a través de una de sus canciones.

Esto es Galavant, así que si no os ha parecido medianamente interesante para echarle un vistazo, huid y dejad de leer porque esta comedia no es para vosotros. Ahora solo quedáis los valientes, como Galavant, ese héroe plagado de clichés que se arranca a cantar a la primera de cambio. Esta serie ha debutado este año en la parrilla de la ABC para cubrir el hueco del descanso de «Once Upon A Time», así que sus 8 episodios han sido emitidos en un mes, a dos capítulos por día.

La serie es una producción de Dan Fogelman, director, productor y guionista que escribió los guiones de «Enredados»  y «Cars» (Pixar) y todas la canciones son obra de Alan Menken, compositor y músico americano súper conocido por haber escrito las canciones de muchas películas de Walt Disney (La sirenita, Aladdín, La Bella y la Bestia o Pocahontas). Pero este señor también compuso las canciones de «La tienda de los horrores», la película musical de 1986 basada en una obra de Broadway, y van por ahí más los tiros con Galavant.

Porque Galavant es el Shrek de la tele, una historia de un caballero que tiene que combatir las injusticias, rescatar princesas y atrapar a los malos, pero adaptada a los tiempos que corren. Es hilarante, se ríe de todos los clichés del género, juega con todas las tramas posibles y las retuerce, los malos no son tan malos y los buenos no son tan buenos, y todo esto con una banda sonora genial, con letras buenísimas que harán que te rías a carcajada limpia cada vez que se arrancan a cantar en medio de una escena.

Es una comedia con mayúsculas, y un musical con más mayúsculas si cabe. No se toma para nada en serio a sí misma y parece más una idea loca que una serie que pudiera tener continuidad. Cuando vi el tráiler recuerdo que pensé: «Esto seguro que mola al principio, pero me da que perderá su gracia a los dos capítulos». Y sí, mola, y no, para mí aún no ha perdido su gracia, y qué contenta estoy de haberme equivocado.

Soy consciente de que no es una serie para todos los públicos y que habrá gente que no soporte lo poco seria que es, lo mucho que se meten con todos los clichés del género de caballeros o la manía que tienen de cantarlo todo. Obviamente, si los musicales no son lo tuyo, ni te asomes a Galavant, te va a resultar pesada y aburrida. Pero sí entras en el juego que te plantea te lo vas a pasar fenomenal y acabarás entonando alguna de sus melodías mientras lavas los tomates o vas hacia el trabajo casi sin darte cuenta de que lo haces.

El cast no es muy conocido, por lo menos para mí, porque aunque algunos de los actores han participado en otras series, no son de las que yo veo y tampoco han tenido papeles muy importantes. Pero lo mejor son las colaboraciones que se sacan de la manga de repente en alguno de sus episodios. Parece que tienen fijación con Donwton Abbey porque ya han aparecido dos de sus actores: Hugh Bonneville, Lord Grantham, como un pirata rollo Jack Sparrow y Sophie McShera, Daisy, de criada de la reina en el castillo. Además también tenemos por ahí a John Stamos, Ricky Gervais y ojo, Rutger Hauer, cantando y bailando como si no hubiera preocupaciones y qué queréis que os diga, a mí me encanta verles.

Como ellos mismos «cantan» en el número final de la serie, no sabemos si tendrá segunda temporada o no,  y, ciertamente, ni yo misma sé si aguantará durante mucho más algo tan extraño y a la vez tan refrescante sin que pierda fuelle. De momento yo quiero más y cruzo los dedos por que le den por lo menos otra temporada cortita como ésta porque creo que en la tele hacen falta estas pequeñas joyitas que saben perfectamente cómo alegrarte el día sin intenciones ocultas de ir más allá. Os dejo con uno de mis números musicales favoritos de la serie, el «Were are the monks», a ver si podéis aguantar sin seguir el ritmo, aunque sea dando golpecitos con el pie.

About titania_v

Socióloga de profesión y seriéfila de vocación. Me gustan las series, así en general, sin importarme modas, temáticas ni calidades. Veo lo que me interesa, me divierte y me mueve algo por dentro. Soy de obsesiones, deal with it! Melómana, cinéfila y bastante friki.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.